Centro

Esta semana fui tres veces al Centro de la Ciudad. Una de ellas con algunos compañeros de trabajo, que son agradables, pero luego por exceso de “agradibilidad” se vuelven tetos.Fuimos a algunas tiendas de música, caminamos y caminamos y sólo comprarón un video para aprender a tocar algun instrumento de percusión. Ese mismo dia estuve a punto de comprar un Playstation, la razón fue por la que no lo compre fue porque pense que no era una buena inversión ya que casí no juego, y casí no estoy en mi casa para jugar (aparte, hay mejores cosas que hacer que jugar playstation), también pense que mejor debo de comprarme un Xbox, no creo que Bill Gates sea lo suficientemente maligno para tratar de controlar el mundo, y si lo es ¿en que me puede controlar a mi? La gente exagera mucho con eso del control, las cosas son más simples que eso: cuando alguien te quiere joder, te espera afuera de la casa y con pistola en mano hace de ti lo que quiere, es es el verdadero control y la verdadera amenaza, lo demas es pura mamada. (además, ya lo dije aqui)

El jueves y viernes fui por Yael (posiblemente hoy también tenga que ir). El eje central a las 7.30 de la noche es un asco. El mundo se va deteniendo a esa hora. El año acaba. La gente apenas cabe. Diminutos. Dí minutos. Doy minutos.

Leave a Reply