A day in a life

Hoy por la mañana desayune con mis papás. No es raro que desayune con ellos, por lo regular siempre desayuno cereal y jugo de manzana, me encanta el jugo de manzana, es amargoso y dulce a la vez: agridulce. Hoy trate de abrir el bote de leche, y no pude, mi papá lo tomo y lo abrio, mi mamá me dijo que debía de aprender, en un tono sumamente dulce, como si yo fuera aun un niño y después dijo Ya que tu papá no estará para siempre. Tome la leche, la serví en el platon de plastico donde como mi cereal y pense tristemente en el día en que ninguno de ellos esten conmigo. Quizás ese día, caundo ellos ya no esten, definitivamente me convierta en un hombre, porque ya nadie me vera como un niño.

6 Comments A day in a life

  1. Etreus

    Recibí esto de un amigo, solo quiero compartirla…

    Hasta hoy lo sentí
    Mas de una vez en las interminables conversaciones que nos tocaron escuchar de Joss y Mayo me preguntaba que pasaba, porque tantas palabras? Tantas faltas? Tantas preguntas, después cuando terminaban, sacaban una libreta negra y escribían, nunca supe que escribían, pero la hacían por mucho tiempo, ahora, hoy siento la necesidad de escribir y escribir, de preguntar y de palabras, como siempre quise hacerlo pero no lo había sentido.

    Estaba por cumplir los 14 años, trabajaba en Gigante (de cerillo) y por la noche en un almacen (de cargador), estudiaba en la mañana, me decían el güero porque soy de tez blanca y ojos claros, aprendí toda clase de vulgaridades en esos lugares y escuché todo tipo de historias, era desagradable y aveces deprimente, mas de una vez me ofrecieron drogas, mujeres y cosas peores, es una parte oscura de mi vida que ahora recuerdo con seriedad. Ya cerca de cumplir los 15 años conseguí un tercer trabajo en un restaurant (aunque parecía mas una fonda) es aquí donde el destino se involucro, el dueño del lugar era uno de los amigos de Andrés, así que continuamente iba a visitarlos, por eso y porque hacían una tarta de fresa que le encantaba a Mayo, yo siempre llebaba mis libros para estudiar en cualquier oportunidad que tuviera, llevaba buenas calificaciones y sabía que mi dedicación era la única ventaja que podia tener con respecto al resto. Una vez me quedé dormido en una banca que estaba fuera del restaurant con mi libro de química en las piernas, desperté al sentir la presencia de alguien que se sentaba a mi lado, era Andrés, cuando desperté me dijo; – jamás vas a entender la configuración electrónica si no dibujas primero los niveles de energía- (lo recuerdo como si hubiera sido ayer), tomo una pluma, mi cuaderno y me explico un tema que había intentado entender por semanas, despúes de hablar de química y un poco de mi historia se puso de pie (traía la tarta de fresa para Mayo dentro de una bolsa) me extendió la mano y me dijo; -ven te invito a comer, ya hablé con Raúl – Raúl era el jefe, en un principio creí que entraríamos al restaurant pero caminamos hasta su coche, el se veía como una buena persona, irradiaba paz, paso pausado como si todos sus movimientos estuvieran muy fabricados, asi que ni siquiera dude en acompañarlo, manejo hasta su casa, yo veía como las calles cambiaban y nos alejabamos cada vez mas de los rumbos conocidos para mi, entramos a una colonia evidentemente de dinero, zona residencial de casa imponentes y estructura elaborada para resultar acogedora. Fue frenando frente a una fachada de color azul grisacea, bien estructurada de un notable buen gusto, la puerta se abrió automáticamente y entramos. El jardin era enorme, era mas que enorme, bien podía ser un parque, había unos columpios, una resbaladilla, un pequeño chapoteadero, un san bernardo que casi me mata del susto, montones de árboles y un pequeño camino que nos fue llevando a la cochera, el jardín era hermoso, muy bien cuidado, solo rompía el escenario un montón de pelotas de todo tipo regadas por el pasto y apenas Andrés apagó el coche de la salida principal salieron dos niños, una niña y atrás de ella un niño, casi de la misma edad, la niña corrió hasta nosotros con un vaso que tenía dentro una cuchara, llegó hasta Andres y comenzó a hablar y hablar y hablar, hablaba de unos duendes, de castillos, de marcianos, de un vampiro, despues supe que le platicaba a Andrés como había estado su día a su manera claro, después levantó los brazos, Andrés la cargó, ella lo abrazó y le dio un beso enorme mientras le decía; – eres un chaparro malo, ya te estaba extrañando – apenas Andrés la puso en el suelo ella corrió hacia mi extendió los brazos y yo por inercia la cargé, me abrazó y después me besó en la mejilla. Una niña de unos 5 años que nunca me había visto corre me abraza y me besa. No estaba acostumbrado a tratar con niños, no sabía que hacer, así que no la bajé, en ese momento Andrés le dijo a Mayo; – el es Miguel y está triste- y Mayo contestó -claro que está triste- y yo sorprendido de que mi apariencia fuera deprimente miré a Mariana y le pregunté; – como sabes que estoy triste?- ella sonrió y me dijo – yo también estaría triste si no tuviera un vaso con agua de limón y mucha azúcar en el fondo, ten ahora puedes ser feliz- me dió el vaso que traía en la mano, colocó su palma en su boca, besó su palma y luego la coloco en mi corazón, después me pidió que la bajara, se asomó al coche, sacó la tarta y corrió hacia la casa mientras Andrés le decía -después de la comida- y Mayo contestaba -No, quiero tarta ahora!- como es de esperar Mayo comió su tarta inmediatamente, entramos a la casa y comimos juntos, el otro niño era serio e introvertido, apenas lograba intercambiar palabras con Mayo que no dejaba de hablar y jugar, siempre tenía los ojos muy abiertos y giraba la cabeza hacia todas partes, no dejaba de moverse y no podía pasar nada a su alrededor sin que ella se diera cuenta, preguntaba, y podía entablar una conversación conmigo fácilmente, hablaba de literatura, de música y de cine, hacía lo que quería, tenía buenos modales y sabías cuando una nueva idea le llegaba a la cabeza porque se quedaba quieta y callada, después miraba hacia otra parte, abría mas los ojos y platicaba o llevaba a cabo su idea, casi toda la comida hablamos de trivialidades y a la hora del postre Andrés dijo: -a quien le toca el cuento del día de hoy- según recuerdo era el turno de Christian (el niño que casi no hablaba) pero se apenó y solo bajo la cabeza, así que Mayo apenas contuvo el impulso de pararse en la silla y decía -yo tengo uno de marcianos, yo tengo uno de marcianos- recuerdo muy poco los detalles del cuento solo recuerdo que me la pase muy bien, terminando el cuento Chris toco unas cuantas melodías en el piano porque Andrés le preguntó como iban las clases, era muy bueno, tenía un talento impresionante, toda una promesa según las palabra de Andrés, después entró a la estancia un chavo mas o menos de la misma edad que yo pero mucho mas alto y muy atractivo, de una presencia envidiable, porte y una gran luz tras de él que no dejaba de iluminarlo (o por lo menos fue la impresión que me causo) le sonrió a Andrés y se dirigió directamente a Mayo; – adivina que me encontre en el camino? La casa abandonada de un peñelo – había toda una histotia atrás de eso Mayo corrió lo abrazó, lo despeinó y le dijo; – pues yo hoy termine de contruir el arco del triunfo, aunque la verdad Chris me ayudo – Andrés se puso de pie y me pidió que lo acampañara, entramos al estudio y los niños se quedaron jugando con Joss, la casa era imponente, enorme y con lujos que yo solo había visto en algunas películas, de muy buen gusto y cierto estilo inglés. Creo que este es el momento en el que mi vida cambió, yo me sentía en un cuento de hadas en una realidad tan perfecta que no podía ser verdad y en ese momento Andrés me ofreció subsidiar mis estudios, darme dinero a cambio de buenas calificaciones y de sentimientos sinceros hacia el y hacia las personas que amaba, de pronto me sentí dentro del cuento, los detalles de este acuerdo la forma de recibir el dinero y esas cosas salen sobrando lo que importa es que ese día no asistí de noche al trabajo, asi de pronto cambió mi vida como en una telenovela. Al siguiente día habló con la familia con la que vivía y les plateó la situación, fuimos a comprar ropa para mi y a elegir en que preparatoria terminaria mis estudios. Me encantaría seguir escribiendo los detalles pero necesitaria días y miles de hojas para compartir la emociones, en la noche lloraba de emoción y recordaba el beso de la chiquita que me había contado ya para ese entonces mas de cinco cuentos, una niña demasiado soñadora, vivía en una burbuja que Andrés y Joss habían fabricado para ella. Como último comentario debo platicarte que al morir Andrés me dejó un seguro para que terminara mis estudios porque ese había sido el trato; – desea ser una gran persona y yo te facilito las condiciones para que lo seas- otro día espero tener la oportunidad de compartirte esto que siento y recuerdo como si hubiera sido ayer, la enorme casa, la fantasia, los sueños, la alegría y la felicidad que había ahí, aun sigo pensando que sere una gran persona cuando me parezca un poco al padre de Mayo, culto, fino, sensible, etc. Fue una enorme pérdida, yo diría que la mayor parte de lo que soy y he podido ser ha sido por él este es un enorme agradecimiento y demostración de un amor tremendo por aquella enorme figura que iluminó mi vida, fue más que un ángel y creo personas como Mariana, Jorge y Chris. Las lágrimas comienzan a correr por mis mejillas, estoy cerca de cumplir 30 años y me gustaría estrechar la mano de Andrés, agradecerle y pedirle un buen consejo… Dale un beso y un abrazo enorme a Mariana de mi parte por favor, dile que ella me enseño que para ser feliz solo se necesita un vaso con agua de limón y mucha azúcar en el fondo…

    Es un relato que un amigo mío le hace a otro amigo mío, solo porque estamos hablando de papás….

    Etreus

    Reply
  2. k

    te equivocaste kuerito!! :)
    serìa triste que algun dìa dejes de ser niño :(
    y serìa triste que nunca abras el bote de leche, aunque generalmente a los hombres no se les da muy bien el abrir empaques.
    (((smochs)))

    Reply
  3. Scully

    Yo soy buena para abrir las cajas de leche mientras que mi mamá no sabe como hacerle.
    Lo q’ importa es que por ahora puedes seguir siendo un niño.
    Etreus: ¿qué paso con el niño introvertido del relato?

    Reply
  4. name Montse

    comment La verdadera tristeza se siente cuando quisieras que tu papá te abriera el bote de leche…. y sabes que jamas volverá ha hacerlo por mucho que lo desees
    ……Ademas de que nunca dejaras de ser un niño para ellos!!!!!!!
    ¡¡¡¡¡¡Es ley de vida!!!!!!

    Reply

Leave a Reply