Tormenta

¿Quién no quiere abrazar la tormenta?
Escurrirse como un niño en el infierno
o salir sin miedo de ese lugar en el cielo.
Supongo a dos ladrones.

Dos ladrones y Cristo es todo,
Ya no son cosas del infierno.

Leave a Reply