Fumar o no fumar

La última vez que fume fue hace ya más de un año, no me considero un fumador y tampoco nunca tuve problemas con el cigarrillo. Tampoco fuí de los que aplicaron la frase “para un buen taco un buen tabaco”, ni tampoco los que necesariamente tenian que fumar  después de tener sexo.  Yo fui de los muchos que celebraran que en el Distrito Federal existiera una Ley que proteja a los no fumadores. Hoy me entero que esa ley ha tenido buenos resultados (pueden leerlo aquí:  Beneficios de la ley antitabaco). El alcoholismo, tabaquismo y drogadicción tienen un alto costo en la salud publica, ya sea directa o indirectamente; también el impacto que genera que las cajetillas de cigarro vengan con fotografias de tumores… y por ahí rápidamente se asoma una nueva  enfermedad que  en los próximos años llenara los hospitales y causara muchas muertes: la obesidad.

¿cuantos vicios necesita experimentar el ser humano para darse cuenta que el que no tiene nada, lo tiene todo?

Leave a Reply