Abismo (Parte II)

Cuando la respuesta es una piscina tan profunda, que te olvidas completamente de la pregunta que sirvió de trampolín.

Leave a Reply