Star Wars – The Force Awakens (Episode VIII)

NOTA:  Esta publicación puede contener spoilers.

El contexto lo es todo, nos permite entender, sin confusión y malos entendidos la situaciones que la vida nos plantea o incluso nos arrastra. Sin contexto las malas interpretaciones surgen, los juicios derivados del mismo son erróneos, fugaces… y a veces se puede escapar de la rectificación. Sin ningún otro afán, más que de explicarme a mí mismo las conclusiones que tuve al ver Star Wars, The Force Awakens.

Espacio temporal

Han ocurrido mas de diez años desde la última pelicula de Star Wars fuera proyectada en cine (verano 2015). Durante este tiempo existió toda una generación que poco o nada sabía de la Saga. En alguna entrada en este blog describí cual era, desde mi perspectiva, la importancia del Episodio I . Introducir a una generación nueva a un universo tan complejo requiere -y más si son niños- de situaciones y personajes que puedan obtener total atención del público infantil… al final de cuentas, son los que consumirán en un futuro relativamente cercano los productos derivados de la misma, así como las secuelas de la saga.

De los directores, derechos y marketing.

El destino de Star Wars era incierto al momento en que George Lucas vendió la franquicia a los estudios Disney, incluso en algún momento y luego del Episodio III Lucas había -al menos para la pantalla grande- decidido dar por concluida la historia. Los estudios Disney al adquirir los derechos de Star Wars decidieron lanzar (junto con una agresiva campaña de publicidad y marketing) el Episodio VII al lado del director J.J Abrams. Disney no tuvo empacho en ofrecer licencias para casi cualquier tipo de productos, si bien hace años Star Wars era un objeto de culto el día de hoy es casi imposible llegar a algún lugar donde no se comercialice algún producto con la imagen de algún personaje de las películas. El impacto cultural que Star Wars generó desde el 77 se transformó ahora, con el marketing bien afinado, en una maquina de hacer dinero…. sobre todo porque Disney debe de recuperar la cuantiosa inversión que hizo al comprarle los derechos a GL.

La Pelicula

Los eventos de esta pelicula ocurren 30 años después del Retorno del Jedi. El imperio ha sido destruido, la República ha surgido para establecer un nuevo orden en la Galaxia. La Alianza Rebelde se ha transformado en La Resistencia. Las fuerzas oscuras de la Primer Orden buscan destruir a la Resistencia y con ello a la República.  En el desarrollo de esta trama nos encontramos con una serie de similitudes entre la narrativa de las primeras sagas en las cuales el director, creativamente, aporta poco salvandola apenas de caer en un refrito de las entregas pasadas; apoyándose en la nostalgia para los viejos afectos y en los nuevos personajes (con el arquetipo muy bien definido: los malos son muy malos y los buenos… buenos) haciendo que la lectura y comprensión de la trama sea rápida para las nuevas generaciones. En este capítulo no vemos la lucha interna de los protagonistas por definir su camino, inclusive los mismos personajes plantean, sobre la trama, quienes son los héroes y quienes son los villanos. Los límites entre la bondad y la maldad están claramente definidos: No habrá que orillar -aún- a que las nuevas generaciones tengan que escoger entre La Fuerza y su  Lado Oscuro.  No habrá que explicar -aún-  el origen de la maldad, son malos por definición: prácticamente porque así nacieron y es, casi obligación de todo ser bueno y libre detenerlos. En esta pelicula no hay otro planteamiento más que esté (precisamente como en el Episodio IV), de ahí que la historia de la pelicula se desenvuelva sin problemas, develando a los nuevos personajes (Rey, Finn, Kylo Ren, BB8, Poe Dameron) y situandolos dentro de la obra teniendo como momento cúspide la muerte de Han Solo en manos de Kylo Ren (hijo de Solo y Leia, quien fue entrenado por Luke y más tarde convertido al Lado Oscuro) para dar paso a una derrota de Kylo Ren en una pelea inverosímil -y desde mi punto de vista innecesaria- en manos de Rey (una joven que tiene gran afinidad con la fuerza pero que no ha terminado de descubrir cómo utilizarla). En el epílogo -si de alguna manera le podemos llamar así a la parte final de la pelicula-  Rey va en busca de Luke y se encuentra con él, finalizando así esta entrega.

La pelicula cumple con un objetivo claro: entretener. De alguna manera es un reboot de la serie para inducir a las nuevas generaciones a la lógica Star Wars. El valor de esta pelicula radica en ello. Bajo ese contexto  la pelicula resulta buena. Mejor que Avengers, mejor incluso que otras precuelas de la serie. Disney conoce el negocio del entretenimiento y J.J Abrams fue el mejor soldado que pudo reclutar para esta misión.

Leave a Reply